La vida de la gata Benita

Gata PatatitoSe acerca el final del año,  el momento de reflexionar sobre todo lo que hemos conseguido y las metas que nos queremos marcar para el siguiente.  No sé vosotros, pero  yo necesito ponerme en un sitio alto para tener perspectiva sobre las cosas y me he subido a la cerca. No solo para pensar un poco, si no también ¡para vigilar el territorio de esas malditas ardillas! Son mis archienemigas.
Ha sido mi primer año desde que decidí ayudar con mi balsámica presencia a los humanos que viven en mi casa. No era mi casa, pero como decía Julio César, ese emperador romano tan querido: «Vine, vi, vencí», o en otras palabras, una vez que decidí que quería vivir allí, se convirtió automáticamente en mi propiedad, nadie podía quitármela.
Como soy magnánima y generosa, dejé que los humanos que vivían allí de antes se quedaran; eso sí, como mis proveedores de comida y sirvientes personales*. De vez en cuando les permito que me acaricien el lomo, parece que funciona muy bien como método de pago por sus servicios.
Empezando desde la semana que viene, os contaré mis aventuras desde mi nacimiento hasta hoy. Mientras tanto, portaos bien y estudiad idiomas.
*No me juzgues por comportarme así. Los vikingos que invadieron las costas del norte de Europa solían hacerlo muy a menudo. ¡Quedarse con la casa y con sus habitantes como esclavos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s